El oído en nuestro perro.

Image

 

Una rutina de revisión semanal es suficiente para mantener los oídos de nuestro perro sanos.   
Podemos revisar las orejas de nuestro perro con bastante frecuencia y no lleva más de un par de minutos.
Un oído sano siempre será rosa pálido, limpio, no debe tener ninguna secreción o mal olor.  Nuestro perro no debería rascarse insistentemente las orejas a menos que algo este pasando.

El canal auditivo externo de los perros es muy distinto al de los humanos, en nosotros el canal es completamente horizontal, en los caninos el canal se dirige inicialmente hacia abajo y luego se vuelve horizontal al aproximarse al tímpano. Debido a esta estructura anatómica los líquidos y secreciones acumulados en la parte horizontal no pueden salir con facilidad, ya que la parte vertical del canal auditivo no lo permite.

¿Cómo limpiar sus oídos?
Así como en nosotros no es recomendable insertar ningún tipo de objeto dentro del canal auditivo (cotonetes, palillos, plumas, llaves, palos, etc.) con algún movimiento brusco de cabeza podríamos lastimar el oído interno.   Existen en el mercado diferentes soluciones oticas para limpieza (polvos, gotas, líquidos, espumas).  Vamos a usarlas como lo indican las instrucciones generalmente se aplica el líquido hasta llenar el canal auditivo, se deja unos minutos y limpiamos con una torunda  de algodón enrollado en nuestro dedo o gasa, el procedimiento se puede repetir hasta que el algodón salga limpio.  Después de esto dejar que el perro sacuda tanto como quiera la cabeza, con esto elimina cualquier residuo.
Si no disponemos de algún producto especializado, podemos limpiar únicamente con gasa para eliminar cualquier residuo de cerumen o tierra. NUNCA con agua, alcohol, yodo,  o cualquier otro líquido. 
En perros de oreja caída debemos realizar con mayor frecuencia la revisión  y limpieza, ya que por su genética son más propensos a enfermedades de oído (Otitis).  
En perros con orejas peludas, vamos a remover el pelo dentro del canal, existen también productos especializados para esto, y también podemos solicitar a quien realiza el servicio de estética que remueva el exceso de pelos, con esto permitimos que la ventilación sea la adecuada.

Cuando lo bañemos, cuidemos que no le entre agua dentro del oído. Una buena manera de evitarlo es que al lavarle la cabeza le bajemos las orejas tapándole el conducto auditivo mientras echamos agua para enjuagarlo. 
Pongámosle un Algodón en los conductos antes de empezar el baño.
En ocasiones de que nuestro perro se mojara debemos tomar la precaución de secar perfectamente sus oídos para evitar así que la humedad se acumule pudiendo generar infecciones.

Las dos alteraciones que afectan con más frecuencia a los oídos son la entrada de cuerpos extraños y las otitis.

Dentro de los cuerpos extraños, se encuentra las espigas o pasto estas se pegan al pelo que rodea la parte inferior de la oreja y van penetrando  lentamente dentro del oído, generalmente el animal emite un grito súbito e inmediatamente camina con la cabeza inclinada hacia el lado del oído afectado, rascándoselo insistentemente.

Debemos acudir inmediatamente al veterinario para que realice la extracción , ya que éstas nunca salen por mucho que el animal sacuda la cabeza.

La alteración más frecuente es la otitis, la cual se puede complicar si se torna en una otitis crónica, la cual debe ser tratada por el veterinario.

Él es el indicado para  establecer el origen de la otitis. No es lo mismo que sea causada por una bacteria, que por un hongo o un parásito, en muchos casos aparece como una reacción alérgica, generalmente de origen alimentario.

Son síntomas de otitis el enrojecimiento del pabellón auricular, aumento de temperatura, secreción rojiza y mal oliente, caminar con la cabeza inclinada, rascarse insistentemente, excesivas sacudidas de cabeza, mas humedad, mal olor, heridas o lesiones.  Y cualquiera de estos síntomas es señal de que debemos llevar a nuestro perro con el veterinario.
El tratamiento generalmente consiste en la aplicación de gotas más un tratamiento oral y suele resolverse satisfactoriamente en un lapso de 7 a 15 días.

Los oídos son muy sensibles y cualquier complicación causa mucho dolor en nuestro perro así que como siempre la mejor herramienta siempre es la prevención.

Pata de Perro 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s